El 12 de julio, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) emitió una advertencia de que la vacuna del COVID-19 de Johnson & Johnson (Janssen) puede aumentar el riesgo de una rara enfermedad neurológica llamada síndrome de Guillain-Barre.

El riesgo es bajo. De los 12.5 millones de personas vacunadas con la vacuna de J&J, sólo 100 fueron diagnosticadas de Guillain-Barré. De ellos, el 95% fueron hospitalizados y uno de ellos murió.

El síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad que provoca la pérdida de mielina, la capa que recubre los nervios, similar al revestimiento de goma de un cable, dijo la Dra. Megan Donnelly, neuróloga de Novant Health Neurology & Headache SouthPark. La mielina garantiza que los mensajes puedan viajar rápidamente a través de los nervios. Cuando los mensajes no pueden viajar rápidamente, las personas pueden perder fuerza muscular.

Guillain-Barré suele comenzar con entumecimiento y debilidad en los dedos de los pies, y va subiendo gradualmente por las piernas, explica Donnelly.  A medida que avanza, puede provocar la parálisis de los brazos y las piernas y la imposibilidad de respirar. La enfermedad tiende a resolverse y los pacientes se recuperan, pero a menudo requiere hospitalización para su control y cuidados de apoyo.

Mientras que la vacuna de J&J ha sido señalada, Pfizer y Moderna no llevan la misma advertencia. 

Entonces, ¿es segura la vacuna de J&J?

Donnelly_Megan_Head_web1
Dra. Megan Donnelly

A pesar de la última advertencia, Donnelly dijo que no cree que se deba detener el uso de la vacuna de J&J. 

"Creo que es importante tener cierto nivel de precaución, y es por eso por lo que cada vez que hay nuevas vacunas, se monitorean", dijo.

Si para una persona es muy importante recibir sólo una inyección, frente a las dos de Pfizer y Moderna, las probabilidades de desarrollar Guillain-Barré con J&J "siguen siendo un riesgo bastante bajo, por lo que podría valer la pena para ellos por esa razón", dijo Donnelly.

Esta no es la primera ocasión en la que la vacuna de J&J ha sido señalada por problemas de seguridad. En abril, la FDA detuvo la administración de la vacuna después de que los Estados Unidos informaran de seis casos de un raro y severo coágulo de sangre en pacientes que habían recibido la de J&J. El 23 de abril, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades y la FDA recomendaron reanudar el uso de la vacuna, consejo que Novant Health siguió.

Programe su vacuna del COVID -19 ahora

Haga Click Aquí

¿Dónde he oído hablar antes de Guillain-Barré? 

Aunque el Guillain-Barré es extremadamente raro, es posible que alguna vez le hayan preguntado si tiene la enfermedad. 

En 1976, existía un pequeño riesgo de desarrollar la enfermedad tras recibir la vacuna contra la influenza porcina. En consecuencia, los administradores de la vacuna anual contra la influenza preguntan a los pacientes: "¿Tiene antecedentes de síndrome de Guillain-Barré?"

La variante Delta aumenta la necesidad de vacunación

Aproximadamente la mitad de los habitantes de Carolina del Norte aún no se han vacunado contra el COVID-19, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte. Pero la variante Delta del Coronavirus es altamente transmisible entre las personas que no están vacunadas. El riesgo de contraer una enfermedad grave o la muerte si se contrae el COVID es mayor que las posibilidades de contraer una enfermedad neuromuscular, dijo Donnelly. Si a esto le añadimos que todavía hay opciones -la vacuna de Pfizer y la de Moderna- que no muestran riesgo de Guillain-Barré, queda claro que lo más importante es protegerse del COVID-19.