Si empieza a sentirse como un déjà vu de nuevo, no está solo. Tras un momento demasiado breve de optimismo esta primavera y principios del verano, casi parece que nos dirigimos de regreso al 2020.

Excepto que no lo somos.

Ahora tenemos tres vacunas eficaces. Pero no hay suficientes estadounidenses que se hayan vacunado. El Coronavirus ha seguido mutando, y la variante delta es mucho más contagiosa. Habrá más variantes por venir.

Recuerde que los niños menores de 12 años aún no son elegibles a la vacuna, por lo que todo el mundo debe poner de su parte para ayudar a frenar la propagación cuando los niños regresan a las escuelas que, en muchos casos, no exigen el uso de mascarillas.

Ohmstede_Catherine_Head
Dra. Catherine Ohmstede

Los padres están comprensiblemente preocupados. Una escuela local con mascarilla opcional que ya abrió sus puertas tuvo 14 casos positivos de COVID-19 en la primera semana, señaló la Dra. Catherine Ohmstede, pediatra de Novant Health Dilworth Pediatrics en Charlotte. "Como los maestros y los niños no estaban universalmente enmascarados, 150 alumnos y personal tuvieron que entrar en cuarentena. Si todos hubieran estado vacunados o hubieran llevado mascarilla, sólo los 14 que dieron positivo habrían tenido que quedarse en casa." 

La propagación en la comunidad puede reducirse si más de nosotros ponemos de nuestra parte. Esto es lo que podemos hacer para ayudar a mantenernos a nosotros mismos, a nuestros hijos y a nuestras comunidades a salvo.

Use una mascarilla

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han dado marcha atrás en sus orientaciones de abril para decir que las personas que han recibido la vacuna COVID-19 deben llevar mascarillas en espacios públicos cerrados en las partes de Estados Unidos donde se está extendiendo la pandemia. Esto incluye gran parte de Carolina del Norte.

Si no quiere que sus hijos tengan que llevar mascarilla, Ohmstede lo entiende. "Yo tampoco quiero que mis hijos lleven mascarillas a la escuela", dijo.

"A principios de julio, cuando los índices de transmisión eran bajos, me alegré de que pareciera que mi hija vacunada iba a empezar la escuela secundaria sin mascarilla. Ahora, estamos viendo un aumento espectacular de los casos de COVID-19. Uno de cada cinco diagnósticos de COVID-19 es en niños. Los hospitales infantiles de otros estados están admitiendo más niños en estado crítico que en cualquier otro momento anterior de la pandemia." Nos guste o no (y a nadie le gusta), el uso de mascarillas salva vidas y retrasa la propagación de la transmisión.

Vacúnese

¿Cree que tener COVID-19 ofrece suficiente protección? Por favor, reconsidérelo. "Las personas que han tenido COVID-19 suelen tener cierta inmunidad después de recuperarse, pero el nivel de protección varía de una persona a otra, y no sabemos cuánto tiempo dura esta protección", dijo Becky DeCamillis, médica asistente de Novant Health Infectious Disease Specialists en Winston-Salem. "Dado que la inmunidad después de la infección no es fiable, no podemos asegurar que tener COVID-19 proteja a alguien de transmitirlo a otros o de infectarse de nuevo, aunque la reinfección es poco común dentro de los primeros 90 días después de dar positivo."

La vacunación, en cambio, proporciona una inmunidad consistente con niveles de anticuerpos más altos que los observados tras la infección por COVID-19, dijo. La inmunidad de las vacunas también está demostrando ser duradera. Por lo tanto, se recomienda que se vacunen quienes hayan padecido previamente de COVID-19.

La vacuna es segura. "Se han administrado más de 4 billones de dosis de la vacuna COVID con efectos secundarios mínimos", dijo Ohmstede. "A lo largo de la historia, todos los efectos secundarios de las vacunas se han presentado en las primeras seis semanas de la vacunación". 

Alrededor del 97% de las hospitalizaciones han sido de personas no vacunadas. Vacunarse reduce en gran medida la posibilidad de padecer enfermedades graves.

Programe su vacuna del COVID -19 ahora

Haga Click Aquí

Sea empático con sus hijos

"No les diga a los niños que deben simplemente 'superar' el miedo o la ansiedad", dijo la Dra. Kaylan Edwardspediatra de Novant Health Pediatrics Brunswick. No va a ayudar y sólo hará que se sientan peor". Este es un momento de miedo e incertidumbre para todos nosotros, especialmente para los niños y los adolescentes. Hágales saber que está bien que estén nerviosos, y dígales que hay cosas que todos podemos hacer para protegernos a nosotros mismos y a los demás.

Recuerde la regla de oro

Puede que no haya mejor ejemplo que esta pandemia de lo interdependientes que somos todos. Las acciones (o la inacción) de una persona pueden tener consecuencias de vida o muerte para otra. Trate a los demás como quiere que lo traten a usted.

"La semana pasada, tuve que conducir hasta las montañas para recoger a mi hija del campamento de verano, que cerró abruptamente debido a la propagación de COVID-19 de un consejero no vacunado a otros consejeros", dijo Ohmstede. Nadie quiere cargar con la culpa de infectar a otros. ¿Por qué arriesgarse a ser la razón del cierre de la escuela?   

"Es hora de que todos pongamos de nuestra parte para mantener a nuestros amigos y familiares a salvo, acabar con este aumento pandémico y proporcionar la vida que queremos para nuestros hijos", añadió Ohmstede. Cuando elige no vacunarse, elige aumentar la posibilidad de infectar a los que le rodean, especialmente a los niños pequeños que aún no tienen esa opción".

Sea (extra) amable con todo el mundo

Todos estamos cansados y queremos volver a la normalidad. Muchos tienen miedo. Muchos han sufrido pérdidas. Tomemos un respiro colectivo. Pensemos antes de hablar–o de publicar en las redes sociales. Seguimos en medio de una plaga moderna. Hay muchas cosas que no podemos controlar. Pero podemos controlar cómo nos tratamos unos a otros.