Por el Dr. Channing Badger

Nota: El Dr. Channing Badger es médico de familia en Novant Health Northern Family Medicine en Greensboro.

No voy a salir y decirle que se ponga una mascarilla... pero espero que ya lo esté haciendo. O que lo haga*

Comencé mi carrera médica en el pequeño pueblo de montaña de Carolina del Norte donde crecí. Hice de todo, desde trabajar en la sala de emergencias hasta atender partos. Había conocido a muchos de mis pacientes toda mi vida. Nunca iba a ser la clase de médico que le dijera a esa gente lo que tenían que hacer.

Y todavía no lo hago  Me gusta pensar que mis pacientes y yo somos un equipo. Puede que yo sea el entrenador, pero ellos son el mariscal de campo. Puedo educarlos - sobre los programas para dejar de fumar, por ejemplo, si fuman - pero la decisión de dejar de fumar o no depende de ellos.

Es lo mismo con las mascarillas. Casi todos mis pacientes están de acuerdo con las mascarillas mientras seguimos luchando contra esta pandemia. A nadie le gusta usarlas, pero las investigaciones muestran que son la forma más efectiva de detener la propagación de este virus mortal.

En algunas ocasiones, un paciente me ha dicho que no quiere usar una mascarilla. Trato de averiguar por qué y luego abordar sus preocupaciones, si puedo. Creo en conocer a la gente donde están.

Una paciente, una mujer mayor, me dijo que había sido abusada de niña y que casi fue asfixiada. No puedo imaginar ese trauma y nunca intentaría convencerla de que se pusiera una mascarilla. Pero ella no puede venir a la clínica ya que tenemos una política estricta de mascarillas. En cambio, la atendí en su auto. Yo llevaba una mascarilla. Su hija, que la llevó a la cita, llevaba una mascarilla. Hicimos su examen físico en el estacionamiento.

Cuando los pacientes me dicen que no quieren usar una mascarilla, yo digo: "Yo tampoco. Pero llevo una todos los días de trabajo desde las 7 a.m. hasta las 5 p.m. Lo último que quiero es no  saber que tengo COVID-19 y pasárselo a alguien. Es un sacrificio mínimo".

El lugar donde he encontrado más resistencia a las mascarillas es en mi propia casa. Ni mi hijo de 16 años ni mi hijo de 13 años quieren usar una. Pero lo hacen.

Un paciente me dijo que creía que los medios exageraban las consecuencias de COVID; sospechaba que el número de muertos era menor. Le dije: "Si es su familiar el que muere, no importará si el número de muertos es de 30 o 130.000".

Puede ser difícil de entender una pandemia global. Pero se convierte en algo personal cuando golpea a un amigo o a un miembro de la familia. No quiero que nadie espere hasta ese momento aterrador para tomar el Coronavirus en serio.

Proteger a la gente que amas es la razón número uno para usar una mascarilla. Su mascarilla los protege. Tiene el beneficio añadido de proteger a los extraños con los que entre en contacto. Lo que es bueno para la salud de su familia también es bueno para la salud pública. Apuesto a que la gran mayoría de los que leen esto tratan de hacer lo correcto mientras se abren camino en la vida, día tras día. Esto es lo correcto. Protejan a su familia, protejan a su comunidad.

Si más de nosotros lleváramos mascarillas, veríamos disminuir el número de casos de COVID-19. Y eso es en última instancia lo que todos queremos. Es simple, en realidad. Usar una mascarilla retrasa la propagación de esta pandemia y hará que todos regresen a la escuela, al trabajo y a la vida como la conocimos antes.

No voy a decirle a nadie (excepto a mi hija e hijo adolescentes) que tienen que usar una mascarilla. Pero les voy a dar los hechos. Y puede que incluso pregunte sobre la gente que ama y qué inconveniente soportaría para protegerlos.

Usar una mascarilla es la forma más fácil que conozco para ser un héroe.

*Como se le dijo a Page Leggett

¿Busca un médico que hable español? Es fácil.

Actúe ahora