Aproximadamente 1 de cada 10 estadounidenses vive con diabetes, muestran las estadísticas, y hasta un 20% de las personas no saben que la tienen. Controlar esta condición de salud crónica puede ser un reto incluso para las personas más disciplinadas, pero es esencial para una vida larga y saludable.

Wanda Rushton
Wanda Rushton

La diabetes afecta a la forma en que su cuerpo convierte los alimentos en energía y, si no se controla, puede causar graves problemas de salud. Es la séptima causa de muerte entre los adultos estadounidenses, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y la causa número 1 de insuficiencia renal, ceguera en adultos y amputaciones de miembros inferiores.

La buena noticia: Las complicaciones de la diabetes son a menudo prevenibles, dijo Wanda Rushton, enfermera practicante profesional de Novant Health Diabetes Management - Winston-Salem.

"Nos tomamos el tiempo necesario para subirnos las mangas y ayudar a la gente a identificar dónde se está quedando corta. Una vez que descubrimos 'el porqué', podemos ponerles en un régimen que les funcione. Y hemos comprobado que no importa si trabajamos con pacientes con diabetes de tipo 1 o de tipo 2, pues mejoran", dijo Rushton.

Diabetes de tipo 1 frente a la de tipo 2

Actualmente, no se sabe cómo prevenir la diabetes de tipo 1. Se cree que está causada por una reacción autoinmune en la que el cuerpo se ataca a sí mismo por error, según los CDC, y se diagnostica con mayor frecuencia en niños, adolescentes y adultos jóvenes.

La mayoría de los adultos estadounidenses con diabetes, entre el 90 y el 95%, tienen el tipo 2, que suele diagnosticarse en la edad adulta, aunque puede prevenirse o retrasarse con cambios en el estilo de vida saludable.

A lo largo de su vida, los adultos estadounidenses tienen un 40% de posibilidades de desarrollar diabetes de tipo 2. Ese riesgo aumenta a más del 50% en el caso de los adultos hispanos y latinos, según los CDC, que además son más propensos a desarrollarla a una edad más temprana. Las razones de esto son complicadas, señalaron los investigadores, aunque la dieta, el peso y el ejercicio pueden ser factores.

Manejo médico de la diabetes

Selby Rouch
Selby Rouch

Rushton trabaja junto a Selby Rouch, asistente médica de Novant Health, para evaluar a cada persona y encontrar las piezas del rompecabezas adecuadas para el control de la diabetes. A menudo se coordinan con el médico del paciente y son supervisados por un médico de medicina interna, pero su nivel de conocimientos les permite trabajar de forma independiente. Esto significa que los pacientes no necesitan una referencia del médico para hacer una cita, manteniendo los copagos al mínimo.

Para las personas con diabetes de tipo 1, Rushton y Rouch se centran en la sustitución adecuada de la insulina, ya que el páncreas del paciente ya no la fabrica. Esto suele centrarse en obtener la cantidad de insulina adecuada para la toma de alimentos y las fluctuaciones de azúcar en sangre. En los pacientes con diabetes de tipo 2, la atención se centra en mejorar la insulina que produce su cuerpo y en establecer una mejor dieta y un régimen de ejercicio, junto con medicación oral u otras inyecciones sin insulina.

Basándose en tres décadas de experiencia, Rushton explicó las principales razones por las que la diabetes no se controla, junto con consejos para volver a la normalidad.

community medicine 4

Encuentra un doctor que hable español.

Haga click aquí

Esperando a ver a un especialista

Algunos pacientes, especialmente los que padecen diabetes de tipo 1, pueden estar en lista de espera para ver a un endocrinólogo (un médico especializado en el tratamiento de la diabetes y otros trastornos hormonales). En lugar de dejar que la diabetes esté descontrolada durante dos o tres meses, los animamos a que programen una cita en nuestra clínica. Incluso si determinamos que serán mejor atendidos por alguien en una clínica especializada, tenemos las habilidades y el tiempo para poner a estos pacientes en un plan de tratamiento seguro mientras esperan.

También podemos enviar notas a su médico, ya sea un endocrinólogo o un médico de atención primaria, sobre las cosas que deben tener en cuenta o seguir. Y hacemos mucho de eso para garantizar la continuidad de la atención.

Ajustes de los medicamentos

Cuando miro el historial médico de un paciente, puedo decir: "En 2020, sus niveles de azúcar en la sangre estaban más cerca de los objetivos. ¿Qué pasó en 2021?" No es algo punitivo. Nadie tiene problemas. Sólo queremos averiguar por qué se salieron de su patrón de manejo.

A menudo oigo decir: "Bueno, dejé de tomar mi medicación", y hay varias razones para ello. Tal vez se descontinuó, o su cuerpo ya no toleraba la droga. Esto nos da la oportunidad de decir: "Busquemos una nueva terapia o combinación de medicamentos que pueda ser más beneficiosa, conveniente o asequible. "

Ayuda a la asequibilidad

Otros dejan de tomar la medicación no porque no les ayude, sino porque ya no es asequible. Tal vez su seguro dejó de cubrirlo, o consiguieron un nuevo trabajo y es demasiado caro en su nuevo plan de salud. Lo entendemos perfectamente, pero podemos trabajar en ello, así que animo a alguien a pedir una cita en la clínica cuando algo así ocurra.

Tenemos personas - me gusta llamarlas duendes pequeños - que pueden determinar lo que está cubierto por su plan de seguro médico. Revisamos todas las opciones disponibles y calculamos cuánto puede costarle a alguien. Afortunadamente, tenemos numerosos casos en los que ayudamos a la gente a retomar una terapia que les funcionaba cuando era asequible.

Simplificar las opciones de medicación

Otra cosa que escucho de los pacientes es que su régimen actual no es práctico. Quizá no funcione con su estilo de vida, con la hora a la que se levantan o se acuestan, con su rutina de trabajo o de estudios. En estos casos, ayudamos a la gente a modificar su plan para hacerlo más factible. Le daré un ejemplo.

Vemos a mucha gente en la población de Medicare que ha probado múltiples terapias de insulina. Al final, llegan a ponerse cuatro inyecciones al día. Como puede imaginar, eso es realmente agobiante, especialmente para los adultos mayores. Incluso pueden empezar a dudar de su memoria y no recordar cuándo se pusieron la última inyección de insulina.

Mi socia y yo hemos tenido mucho éxito al pasar a estos pacientes a una inyección combinada de una vez al día. Esencialmente, "Vamos a ver si tolera este medicamento en su lugar. Si lo hace, pasaremos de cuatro inyecciones al día a una. De dos copagos al mes a uno. "Ha sido increíble. Vimos a muchas personas mejorar el año pasado gracias a esto. Y la mayoría de ellos pudieron perder un poco de peso, también, porque la medicación reduce el apetito.

Educación integral

A veces nos damos cuenta de que se trata de una cuestión educativa. Quizá no tuvieron acceso a una educación integral sobre la diabetes hace 15 o 20 años. Otros pueden no tener las herramientas adecuadas porque "se sienten sobrecargados de información". Enterarse de que se tiene diabetes puede ser abrumador y es difícil digerirlo todo a la vez.

Otra cosa que vemos es que la gente no puede concentrarse muy bien mientras está en el hospital. O sus recuerdos se ven algo afectados sólo por la enfermedad severa y cómo eso les hace retroceder. Si esto le resulta familiar, recuerde que Novant Health tiene programas, clases y otros recursos educativos para enseñar a la gente formas de controlar su diabetes. Medicare paga dos horas de asesoramiento con un dietista al año, y animamos a la gente a que lo aproveche.

Hágase la prueba de A1C además de - no en lugar de - las pruebas regulares de azúcar en la sangre

La prueba A1C, también conocida como prueba de hemoglobina A1C, es un simple análisis de sangre que mide los niveles medios de azúcar en la sangre de alguien durante los últimos tres meses. Piense en esta cifra como la mejor indicación de lo bien que alguien está (o no) controlando su diabetes. Se realiza trimestralmente y se mide en la clínica con una prueba de pinchazo en el dedo.

Piense en su A1C como en el examen final. Antes de un examen, usted quiere hacerlo bien en todas las pruebas y tareas- eso es su control diario del azúcar en sangre. Si sus niveles diarios son a menudo altos o bajos, considere que es una oportunidad para corregirlos, de modo que cuando llegue al examen final, o a la prueba A1C, esté orgulloso de sus resultados.

Pero es importante que los pacientes entiendan que no tratamos su A1C. Tratamos sus lecturas de glucosa en sangre en relación con su dieta, régimen de ejercicio, medicación o estilo de vida.

El azúcar en la sangre sube y baja a lo largo del día y de la noche, lo que no es captado por una prueba de A1C. Dos personas pueden tener la misma A1C, una con niveles de azúcar en sangre estables y la otra con oscilaciones altas y bajas. Si está alcanzando su objetivo de A1C, pero experimenta estos altibajos, les digo a los pacientes que se midan el azúcar en la sangre más a menudo- y en diferentes momentos del día.

He aquí la razón: Las oscilaciones de los niveles de glucosa requerirán un plan de recuperación, como cambios en la dosis de la medicación o en el horario de los medicamentos en relación con la toma de comidas, o posiblemente una terapia alternativa. Sea cual sea la solución, los expertos en diabetes de Novant Health ayudarán a las personas a encontrar la más adecuada para ellas.