Diez millones de estadounidenses padecen osteoporosis, una enfermedad del esqueleto que debilita los huesos, pero cuatro veces más personas tienen osteopenia y corren el riesgo de desarrollarla. Definida como una baja densidad ósea, la osteopenia puede empeorar con el tiempo y se controla mejor cuando se detecta a tiempo.

Dr. Matthew Levy
Dr. Matthew Levy

Sin embargo, la detección de estas "enfermedades silenciosas" puede ser difícil, dijo el Dr. Matthew Levy, director médico de Novant Health Osteoporosis Clinics y endocrinólogo de Novant Health Triad Endocrine - Greensboro.

"La osteoporosis es una enfermedad que sólo se nota cuando es demasiado tarde. No provoca dolor ni ningún otro síntoma hasta que se produce una fractura", dijo Levy.

Tomemos como ejemplo las fracturas de cadera, que hospitalizan al menos a 300.000 personas de 65 años o más cada año. Después, muchos no son capaces de vivir por sí mismos y tienen aún más probabilidades de morir antes, según los estudios.

Lo más importante, según Levy, es enfocarse en preservar la densidad ósea que se tiene ahora. "El mayor factor de riesgo de sufrir una fractura ósea por osteoporosis es una fractura osteoporótica previa. Podemos reducir estos riesgos aumentando la densidad y la fuerza de los huesos antes de que se produzca una fractura", dijo.

¿Qué es la osteopenia? ¿En qué se diferencia de la osteoporosis?

Una persona con osteopenia tiene una densidad mineral ósea (DMO) debajo del promedio, pero no lo suficientemente baja como para cumplir los criterios de la osteoporosis. La DMO es la cantidad de mineral óseo en el tejido óseo, y los que tienen menos minerales tienen huesos más débiles.

La osteoporosis es una fase más avanzada de la baja densidad ósea. La osteoporosis, que significa literalmente "hueso poroso", es una enfermedad que debilita tanto los huesos que incluso una pequeña caída o golpe puede provocar una fractura.

No todas las personas con osteopenia padecen osteoporosis, pero puede ocurrir. Sin embargo, el riesgo de fractura ya es elevado con la osteopenia. Por eso, según Levy, es importante hacerse cargo del diagnóstico.

community medicine 4

Encuentra un doctor que hable español.

Haga Click Aquí

¿Quién tiene más riesgo de padecer osteopenia?

La osteopenia suele asociarse a personas mayores de 50 años, y las mujeres tienen cuatro veces más probabilidades de desarrollarla que los hombres.

"Las mujeres tienen una densidad ósea inferior a la de los hombres en general. Además, la pérdida de masa ósea se acelera mucho con los cambios hormonales que se producen con la menopausia", afirma Levy.

Tanto en los hombres como en las mujeres, los siguientes grupos también tienen un mayor riesgo:

  • Personas con antecedentes familiares de osteoporosis.
  • Condiciones médicas que requieren el uso de esteroides a largo plazo, como la prednisona.
  • Personas que toman IBP (medicamentos para tratar el reflujo ácido).
  • Mujeres con un uso prolongado de inyecciones de Depo-Provera como método anticonceptivo.
  • Ciertos factores del estilo de vida, como el fumar o el consumo excesivo de alcohol.
  • Tener una madre que tuvo una menopausia temprana (antes de los 45 años).
  • Personas con diabetes o artritis reumatoide.

¿Cómo se diagnostica la baja densidad ósea?

La densidad ósea se mide con una prueba de imagen indolora conocida como absorciometría de rayos X de doble energía (DEXA) . La DEXA utiliza rayos X para determinar si alguien tiene huesos sanos, baja densidad ósea u osteoporosis. También proporciona a los proveedores de atención medica una medida de referencia, que puede compararse con los resultados futuros.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos recomienda que todas las mujeres de 65 años o más se hagan una prueba de densidad ósea. Los hombres pueden esperar hasta los 70 años, dijo Levy, pero cualquier persona de alto riesgo debería hablar con su médico para hacerse una antes.

¿Qué debo esperar de una prueba de densidad ósea?

La prueba es breve, entre 15 y 30 minutos. El costo varía en función del seguro médico, pero está cubierto por Medicare para los mayores de 65 años.

Se aconseja a los pacientes que no lleven objetos metálicos. "Nada de joyas, cremalleras o botones... la ropa informal está absolutamente bien", dijo Levy.

La persona se acostará en una mesa ligeramente acolchada mientras un técnico especializado explora diferentes zonas del cuerpo, como la espalda, las caderas y la columna vertebral.

"Las densitometrías óseas son como radiografías especializadas. Un pequeño brazo mecánico pasa por encima del lugar del que se puede obtener la imagen. No hay que preocuparse por la claustrofobia", dijo.

Tengo una densidad ósea baja. ¿Y ahora qué?

Las pruebas de sangre y una consulta inicial con un especialista como Levy pueden determinar su tratamiento. En algunos casos, la baja densidad ósea puede tratarse con una dieta equilibrada y ejercicio, así como con suplementos de calcio y vitamina D. Este recurso explica la cantidad que se necesita- y lo que hay que buscar en un suplemento.

Para las personas con osteopenia (u osteoporosis) más avanzada, Levy puede sugerir un plan de tratamiento más robusto.

"Puede haber otros factores de riesgo además de la menopausia que causen osteopenia u osteoporosis. Realizamos una evaluación completa en Novant Health Osteoporosis Clinic para encontrar y tratar las causas secundarias de la pérdida ósea", dijo.

En muchos casos, se utiliza una tableta que se toma una vez a la semana o una vez al mes para estabilizar la densidad ósea. Pueden recomendarse otros medicamentos no orales si no se toleran las tabletas o la osteoporosis es grave.

"Los medicamentos que fortalecen el hueso pueden recomendarse a los pacientes con osteopenia. Otros tratamientos que fortalecen el hueso se utilizan cuando la osteoporosis es grave o ya se ha producido una fractura osteoporótica", dijo Levy.

Huesos sanos a cualquier edad

Hay cosas que la gente puede hacer a lo largo de su vida para promover unos huesos sanos:

  • Lleve una dieta rica en calcio. El calcio es el mineral de los huesos (y de los dientes) que los mantiene fuertes. Los productos lácteos como la leche, el yogur y el queso son ricos en calcio. Los frijoles y algunas verduras verdes, como la berza y la col rizada, también son ricas en calcio.
  • Obtenga suficiente vitamina D a través de fuentes como la luz solar, los suplementos y los alimentos. Sin ella, nuestro cuerpo no puede absorber eficazmente el calcio.
  • Los estudios han demostrado una correlación directa entre el consumo de tabaco y la disminución de la densidad ósea. No fume, o reduzca su consumo en la medida de lo posible, dice Levy.
  • No beba alcohol en exceso, ya que también puede comprometer la salud de los huesos.
  • Conozca su historial de salud y haga saber a su médico si la baja densidad ósea se da en la familia.
  • Haga ejercicio con regularidad. Los ejercicios de levantamiento de peso (caminar o trotar rápido, subir escaleras y usar la elíptica) y de fortalecimiento muscular (bandas elásticas, levantamiento de pesas ligeras y yoga) pueden ayudar a construir y mantener la densidad ósea. Este recurso puede ayudar y, como siempre, consulte a su médico antes de probar algo nuevo.