Actualizado 12 enero 2022

A medida que la variante Ómicron supera a Delta como la variante dominante de COVID, la cantidad de infecciones, y de personas que buscan pruebas de detección, ha aumentado considerablemente.

Dr. David Priest
Dr. David Priest

La variante Ómicron representa aproximadamente el 98% de los casos de COVID en los Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Las personas no vacunadas son más propensas a enfermedades graves, dijo el Dr. David Priest, director de seguridad, calidad y epidemiología de Novant Health.

“Creo que todos los seres humanos en el planeta, excepto alguien que haya naufragado en una isla desierta, se expondrán al virus. Aunque no vemos que la variante Ómicron necesariamente se dirija a un grupo etario antes que a otro, sin duda vemos que afecta preferentemente a aquellos que no están vacunados ni han recibido un refuerzo”, dijo Priest.

Ómicron es de 2 a 3 veces más contagiosa que Delta, afirmó, y hasta 6 veces más contagiosa que las cepas originales del COVID, lo que explica el movimiento increíblemente rápido de esta variante”.

Otra preocupación entre los científicos es que la mayoría de los tratamientos para el COVID no son eficaces contra la variante Ómicron. El sotrovimab, administrado mediante infusión intravenosa (que administra el medicamento directamente en el torrente sanguíneo), es el único tratamiento con anticuerpo monoclonal que se sostiene, dijo Priest, y el suministro es “extremadamente limitado”.

Los tratamientos más nuevos, como Paxlovid y Molnupiravir, píldoras antivirales aprobadas para personas con síntomas leves a moderados, son eficaces para mantener a los pacientes con COVID fuera del hospital, pero su suministro también es “increíblemente bajo”.

“Estamos muy entusiasmados por estos productos y serán puntos de inflexión una vez que tengamos acceso a ellos, pero hay muy poca disponibilidad en este momento. Necesitamos que las personas sepan que, si no están vacunadas o tienen un alto riesgo de complicaciones por el COVID, las terapias para ayudarlas si se enferman serán limitadas”, dijo Priest.

"La conclusión es que no espere para vacunarse o recibir un refuerzo. Los datos han demostrado que tres dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna proporcionan un “refuerzo importante en la protección contra la variante Ómicron. No es del 100% pero, como dije, nada en la medicina lo es”, agregó.

¿Qué es lo que hace diferente a la variante Ómicron?

COVID_DSC3970final
 
¿Aún necesita una vacuna COVID-19 o una inyección de refuerzo?
 

Haga click aquí

Además de ser más contagiosa que las variantes anteriores, Ómicron también puede tener un período de incubación más corto.

“El período de incubación podría ser de tan solo tres días, lo que hace que las personas sean contagiosas más rápidamente después de contraerla. Eso también deja un intervalo de tiempo más corto para que alguien descubra que la tiene y se haga la prueba de detección”, dijo Priest.

Con respecto a la idea de que la variante Ómicron provoca una enfermedad menos grave, agregó: “Creo que para el volumen de casos que tenemos, parece ser un poco menos grave en general. Pero cuando las personas vulnerables (por edad avanzada, compromiso inmunitario) se infectan, es probable que tengan complicaciones”.

Los síntomas de Ómicron se presentan con mayor frecuencia como infecciones de las vías respiratorias superiores, dolor de garganta, fiebre, tos y congestión.

“Personalmente, no veo tanta pérdida del gusto y el olfato como veíamos antes en la pandemia”, dijo. Y diferentes variantes pueden afectar el cuerpo de manera diferente. “Si en este momento tiene síntomas de fiebre, dolor de garganta, dolor de cabeza, congestión y tos, existe una gran probabilidad de que tenga COVID, dadas las cifras que estamos viendo”, dijo Priest.

¿Cuáles son las recomendaciones sobre aislamiento y cuarentena?

Las personas con COVID deberían aislarse durante cinco días, dijeron los CDC. Si al final de ese período están mejorando o no tienen síntomas, ya no se requiere aislamiento, pero las pautas sugieren que durante cinco días más usen mascarilla cuando estén cerca de otras personas.

“Creo que este cambio fue provocado por datos recientes que indican que las personas con Ómicron tienen más probabilidades de ser infecciosas entre uno y dos días antes de presentar los síntomas, así como por el deseo de equilibrar seguridad y mantener abierta la sociedad”, dijo Priest.

Los CDC también han actualizado sus recomendaciones sobre la cuarentena si alguien está expuesto al COVID pero es asintomático. Las personas no vacunadas o no reforzadas deben permanecer en cuarentena durante cinco días, seguidos de un "uso estricto de la mascarilla" durante otros cinco días.

"Si su vacunación está al día, lo que significa que aún no es elegible para un refuerzo o que ha sido reforzado, no tiene que estar en cuarentena o permanecer en casa si se expone a COVID. Pero los CDC sugieren que lleve una mascarilla durante 10 días cuando esté cerca de otras personas. Y en ambos casos, dicen que hay que considerar la posibilidad de hacerse una prueba al quinto día", añadió.

Si los fabricantes están reformulando sus vacunas, ¿debería esperar para vacunarme? 

No. Recibir ahora una vacuna aprobada contra el COVID es mejor que esperar, dijo Priest. Eso se aplica tanto para la primera vacunación como a la dosis de refuerzo.

¿Qué más puedo hacer para protegerme?

Si tiene un hijo o una hija de cinco años o más, es elegible para recibir una vacuna contra el COVID. Asegúrese de que la reciba, dicen los médicos. La vacunación protege al niño o la niña, a los hermanos que son demasiado pequeños para recibir una vacuna y a los miembros más vulnerables de nuestra familia.

Y aplíquese la vacuna contra la gripe si aún no lo ha hecho. Puede administrarse de manera segura al mismo tiempo que una vacuna contra el COVID o un refuerzo.